Creemos que somos capaces de decidir sobre nuestro destino pero realmente no es así. Vivimos con conflictos emocionales que no sabemos resolver y continuamente tropezamos con la misma piedra, ¿Porque?

Primero porque no hemos aprendido la lección y segundo porque nos cuesta o no somos conscientes de reconocer el origen de nuestros problemas. Aun así, no deberíamos preguntarnos el ¿Por qué? Y si el ¿Para qué? Nos prometemos que no volverá a suceder pero finalmente caemos, y si siempre hacemos lo mismo ¿cómo pretendemos encontrar una respuesta diferente?

Los seres humanos somos masocas por naturaleza, que le vamos a hacer… Y es comprensible, porque aunque algo nos haga sentir mal no queremos dejar de reencontrarnos con esa emoción.

Esto es solo resultado de nuestra conducta. Quizá estemos condicionados por la educación, la infancia que hemos tenido. Somos animales de costumbres y la resistencia al cambio nos da miedo, no es fácil salir de la zona de confort.

Tener una meta realmente es importante, pero el aprendizaje lo es aún más. Al final, eres tu peor enemigo pero eso lo puedes cambiar con decir, basta! ¿Cómo? A través de las constelaciones familiares.

¿QUE ES UNA CONSTELACIÓN FAMILIAR?

Es una técnica o psicoterapia creada por Bert Hellinger que trabaja directamente con el inconsciente. Considera que los miembros de una familia influyen en la conducta de la persona. En la mayoría de los casos, la causa se remonta a sucesos ocurridos a tus antepasados, padres, abuelos… El lugar que ocupas en la familia es determinante en tu destino. Siempre hay un asunto sin resolver que no finalizará hasta que tú cierres ese ciclo.

Su propósito es identificar problemas y lo más importante, sus causas. Se mueven energías y se ordenan. Es una excelente reconciliación contigo mismo.

Existen 2 tipos, la individual y la colectiva, nada tienen que ver pero el fin es el mismo. He tenido la oportunidad de empaparme de las dos, de la mano de Graciela del Campo y estoy realmente impresionada.

CONSTELACIÓN INDIVIDUAL

En este tipo de constelación se trabaja con objetos o muñecos y se profundiza mucho más en el asunto porque estas solo, es más íntimo. Si te estás iniciando, te da vergüenza exponer tu problema delante de los demás y prefieres algo más de privacidad, te sugiero que realices esta.

No es como otras terapias que necesitas meses de tratamiento para ver resultados, los efectos los notarás desde la primera sesión. La duración de la misma es de aproximadamente una hora y media.

Se comienza realizando una entrevista para obtener toda la información posible de lo que quieres constelar. Después escoges los muñecos, que representaran a tu familia y uno de ellos a ti, los colocas de la forma que prefieras. Todo se tiene en cuenta, el tipo de muñeco (en mi caso fueron animales de juguete), la posición de cada uno, la distancia entre ellos, hacia donde miran y se orientan…

Se van realizando movimientos dentro de la constelación mientras el terapeuta te da una serie de pautas. A través de este proceso se revela muchísima información y comienzas a experimentar tus enfrentamientos internos para poder solucionarlos.

CONSTELACIÓN COLECTIVA

En este tipo de constelación se trabaja de manera grupal con gente con la que no tienes ningún vínculo familiar. Expones tu problema y eliges a determinadas personas, llamados representantes, uno de ellos hará de ti. Se mueven libremente percibiendo sensaciones de a quienes representan y así actúan, escenificando y participando en las vivencias de la otra persona. ¿Cómo es posible que gente que no conoces absolutamente de nada te de las respuestas que necesitas? Sencillamente porque a nivel energético todos estamos interconectados. Lo que emites no solo influye en ti, sino en el resto de la gente y eso precisamente es lo que ocurre durante la constelación. Lo que me afecta a mi te afecta a ti y al revés.

Como dice Francis Thomson “No puedes arrancar una flor sin molestar a una estrella”

El taller dura aproximadamente 4/5 horas y suelen constelarse entre 4 y 6 personas. También puedes asistir como participante y actuar como miembro de una familia.

¿QUE SE PUEDE CONSTELAR?

Puedes constelar cualquier tipo de conflicto:

  • Relaciones familiares
  • Relaciones de pareja
  • Problemas emocionales
  • Trabajo
  • Enfermedades
  • Adicciones
  • Tragedias, accidentes
  • Problemas de aprendizaje
  • Desarrollo personal
  • Traumas infantiles

Si quieres constelar a una persona, se constela la relación que tienes con esa persona, no a ella directamente. Hasta es posible hacerlo por un animal, como fue el caso de una amiga mía que se consteló conmigo en grupo porque su perrito estaba enfermo.

IMPORTANTE

Lo más importante es que no debes hablar de la constelación con nadie durante los 21 días posteriores, porque ese es el tiempo necesario para cambiar una actitud, esto significa «trabajar en ti misma». También hay que hacerlo con discreción, para que no se produzca un retorno de la energía.

No es recomendable constelar dos veces el mismo tema.

YA HAS CONSTELADO ¿Y AHORA QUÉ?

Al principio te encontrarás extraño, sensible pero alegre y tranquilo. Requiere tiempo y confianza, así que, déjate llevar! De forma natural y sin forzar nada, la energía actuará y comenzarás a notar cambios inexplicables. Ojo! No llega solo, requiere un trabajo diario.

Al principio era bastante escéptica. Soy de las que pienso, que si no lo veo no lo creo, por eso decidí asistir. Quería vivir esa experiencia y realmente me he quedado alucinada. Os animo a que la probéis. Os dejo otras TERAPIAS que también os pueden ayudar.

“La fórmula de la felicidad son todas esas cosas invisibles a los ojos, que al mezclarse llenan el alma”

Besos familia!