He decidido hablar del Diu Hormonal Mirena porque creo que no hay suficiente información y después de haberlo experimentado, puedo ayudar a gente a saber exactamente que es, las ventajas, contraindicaciones, peligros o efectos secundarios. Hay que tener toda la información necesaria antes de ponérselo. Yo no la tuve y lo pasé realmente mal.

QUE ES Y COMO ACTÚA

Diu Hormonal Mirena, es un dispositivo intrauterino hormonal (DIU). Método anticonceptivo que se coloca en el útero, es de plástico y tiene forma de T. Libera un tipo de progesterona (levonogestrel) lo que evita la ovulación. Actúa reduciendo el crecimiento del endometrio y dificulta la entrada de los espermatozoides.

DIU

COMO Y CUANDO SE COLOCA

Lo coloca tu ginecólogo durante los primeros días del periodo. Es muy fácil y rápido! Dependiendo de la persona, sufrirá o no dolor. Conviene tomarse un ibuprofeno una hora antes por si acaso. Si has tenido hijos es menos doloroso. Primero se hace una exploración con ecografía o/y citología y si está todo bien, en 10 minutos estará listo.

COMO SE QUITA

Si decides finalmente que quieres quedarte embarazada, crees que tienes la menopausia o simplemente te lo quieres quitar, es realmente sencillo. Se retira en cualquier momento tirando de los hilos, en tu consulta habitual.

BENEFICIOS

Hará que tus periodos menstruales sean más cortos porque disminuye el sangrado y el dolor premenstrual.

No contiene estrógenos como ocurre con la píldora o los parches y tiene una duración de entre 5 y 10 años.

Tiene una efectividad del 99% superior a los DIUS convencionales y es eficaz desde el momento de su colocación. Pero yo conozco a varias personas, debe ser ese 1% que se han quedado embarazadas.

No sé si es una ventaja pero dicen que no interfiere al tener relaciones sexuales. En mi caso no ocurrió porque lo tuve muy poco tiempo pero se de parejas que aunque hayan cortado los famosos hilos, les sigue molestando durante la penetración.  También se de otras que no.

CONTRAINDICACIONES / EFECTOS SECUNDARIOS

Pues tiene varios que no suelen comentar los ginecólogos.

  • Dolor de cabeza
  • Aumento de peso
  • Acné
  • Cambios de humor
  • Caída del pelo
  • Sangrados irregulares durante los primeros meses hasta restablecer el control.
  • No puedes tener relaciones sexuales hasta que dejes de sangrar.
  • No debes usar tampones los primeros días, por lo menos hasta el siguiente periodo.
  • No protege contra las enfermedades de transmisión sexual.
  • El dispositivo puede moverse de su lugar, cuidado porque puedes quedarte embarazada o salirse completamente y tener que extraerlo.

No se recomienda si tienes cáncer de útero o de mama, infección pélvica, hipersensibilidad a algún componente del DIU, alguna anormalidad uterina o sospechas de embarazo.

diu hormonal

MI EXPERIENCIA

Me hablaron mucho de este método, por lo que le di varias vueltas a la idea, en general a la mayoría de personas que conozco les había ido bien, así que me animé y decidí ir más allá. Lo primero que hice, obviamente, fue ir a mi ginecóloga a informarme. Según ella, todo era perfecto, un método maravilloso que no iba a doler y que era genial para evitar la regla, evitar embarazos y olvidarte del dolor menstrual. Pregunté si conducir implicaría sentir molestia, me contestó que de ninguna manera, ¿más adelante dolería?… Me dijo que por supuesto que no! Pregunté también ¿si podría hacer mi vida normal?, claro que sí! respondió. Con todas estas respuestas pensé: ¿Pues qué bien no? Son todo ventajas!. No había mucho más que pensar, por lo que decidí ponérmelo.

Pues bien, llegó el día y una hora antes me tomé un ibuprofeno por indicaciones de la ginecóloga que tuvo la delicadeza de decírmelo, porque el resto brilló por su ausencia.

Como tenía que ir los primeros días del periodo, no pudo atenderme ella, lo hizo otro ginecólogo. En fin…que llega el momento, me relajo y tan tranquila, solo pensando en lo que la ginecóloga me dijo respecto a lo indoloro que sería su implantación. Cuando de pronto, oh sorpresa! El dolor era tal que creí morir en ese mismo momento. No tengo palabras!!! Horrible!!!. De hecho, se me cortó el cuerpo, me dio un cólico, empecé a vomitar, a tener tiritonas, la tensión por las nubes y tuvieron que dejarme ingresada durante 4 horas.

Lógicamente llamé a una amiga porque no podía conducir. Aquel dolor fue insoportable y no mermaba de ninguna manera. No soy madre, pero seguro que habría que compararlas con las contracciones de parto. Alterné Enantyum, Ibuprofeno y Nolotil en ampollas. Después de todo lo que me metí en el cuerpo, me puse paños de agua muy fría para bajar aquella inflamación tan grande que tuve, la cual al final fue disminuyendo poco a poco. Pero no acabó ahí, pasaban los días y seguía sufriendo dolores, menos intensos, pero los suficientes para darme de baja. Se suponía, a estas alturas, que debía encontrarme mejor, pero no fue así. Cada vez estaba más hinchada y cogí peso porque la gran retención de líquidos.

Empezaron a darse una serie de efectos secundarios no esperados, me apareció mucho acné, una gran migraña y mucho estrés. Aguanté así un mes, hasta que de repente, una noche, el dolor volvió, aquel dolor del primer día, era tan fuerte como lo recordaba. Llamé al ginecólogo y fui a primera hora de la mañana para saber que estaba ocurriendo, no lo veía normal, ¿Porque me dolía de esa manera?, pensé tal vez que se había desplazado, roto… o que se yo! Se me pasó de todo por la cabeza. A duras penas pasé la noche, desperté y no pude más, a primera hora fui a la consulta. Me realizaron una ecografía y me dijeron que todo estaba perfecto, yo estaba alucinada…todo perfecto y me dolía como si no hubiera un mañana?!!, pues sí!!! En ese momento decidí quitármelo.

Como os dije anteriormente, parecía sencillo al inicio ¿verdad? pues conmigo no. Bueno, no acaba aún, pues resulta que no encontraban los hilos para poder retirarlo, así que la tortura continuaba, me moría de dolor cada vez que me tocaban, tuvieron que mandarme a un hospital para hacerme una histeroscopia, que es una pequeña cámara que te introducen para poder ver el útero por dentro. Aun así, con camaritas y todo tardaban en encontrarlo. En pleno procedimiento me comentan que había casos más extremos donde tuvieron que proceder a través de cirugía, y yo pensando… vaya, que alegría todo!!». Menos mal que al final de todo tuve suerte y no llegaron a eso!

Varias ginecólogas intentaron convencerme de lo maravilloso que era y ya que había llegado hasta aquí, que no me lo quitara, pero a mí ya no me compensaba sufrir más. De hecho, de haber sabido cómo iba a ser este proceso y teniendo la información adecuada, os aseguro que nunca hubiera dado el paso.

Ha sido quitármelo y todo ha vuelto a la normalidad. Ya no estoy hinchada, he perdido peso, no tengo acné ni dolores de cabeza.

Como todo, tiene sus pros y sus contras. Se trata de tener la mayor información posible para poder valorar tu misma si te conviene o no. Esta es mi experiencia personal, no quiere decir que a todo el mundo le suceda lo mismo. Como dije al principio, se de gente que sí le ha ido bien.

Espero os haya gustado el artículo y me comentéis cual ha sido vuestra experiencia.

Besos familia!