Me apetecía mucho escribir este post, y pensaréis… ¿Lo que cuesta un polvo?, ¿a qué se refiere? Pues a eso mismo que piensas. A que hay muchas cosas gratis en la vida que tod@s sabemos, pero en cambio algunas, aunque lo sean, pagas un precio muy elevado. Y si eres de las que piensa, que nada es gratis en esta vida, te diré que echar un polvo, tampoco.

Quédate con esa frase tan popular, “No todo lo que brilla es oro”, ya que te invita a desconfiar de las apariencias y qué se esconde detrás de ellas.

Así que chaval, si quieres echar un polvo, que sepas que vas a tener que invertir. Invertir tiempo y dinero.

Hoy en día, todo se quiere rápido, todo tiene que ser “aquí y ahora”. Y sí, todo es lícito si así lo decidís, pero chicas, hay que valorarse y respetarse, ¡aunque sea para echar un polvo!, que se lo curren. Que te llamen, mimen, te inviten a cenar, no se lo pongas todo tan fácil. Y ojo, siempre que tú quieras, ¡¡¡no te sientas obligada nunca!!! Si así fuera, huye como de la peste, porque quizá al principio mole y te diviertas, pero te aseguro que después te sentirás como una mierda.

Hay que estar pendiente de las señales, siempre las hay, aunque muchas veces no queramos darnos cuenta de ellas. Sí, he dicho “no queramos”, porque muchas de nosotras nos engañamos pensando lo que no es.

Cuando conocemos a un chico, sabemos desde el principio si va a lo que va, si tiene algún tipo de interés (y se de lo que hablo porque en mi caso se han acercado tantos por mi trabajo…) o si busca una relación. Otra cuestión, es que no quieras verlo. Cómo nos cuesta abrir los ojos a veces, ¿verdad?, por no decir, siempre.

Decidas lo que decidas, jamás pierdas el tiempo, ni la energía, ni la ilusión, con alguien que no se lo merece. Si a la persona no le importa el daño que pueda causarte, a ti, menos.

La verdad es que sería una auténtica maravilla poder expresarse libremente cuando conocemos a un chico que nos mola, ¿verdad?, pero ¿debemos hacerlo? ¡Mi opinión dada la experiencia que tengo, es que no! Soy de las que piensa, que, si nos vamos a tirar a la piscina, mejor haya agua, sino la hostia será monumental.

Así que, si no queréis salir heridas, estad pendiente a las señales. A veces cuesta, pero están ahí.

TIPO DE SEÑALES

Si lo que buscas es una relación y no una noche loca (ya sabes que al día siguiente ni me acuerdo…), hay dos cosas muy importantes a tener en cuenta; una, cómo te sientes cuando estás con él, y otra, cómo se comporta cuando está contigo.

Para mí, algo fundamental e imprescindible, es que, si no hay conexión (instantánea), no hay nada, además de atracción y admiración.

¿Cómo te sientes cuando estás con él?

Da igual el plan que te proponga, lo principal es si te hace sentir cómoda y si disfrutas de su compañía. Si es así, el resto vendrá solo.

¿Cómo se comporta cuando está contigo?

¡Muy sencillo! Si se interesa por ti, por tus cosas, si comparte las suyas, si te escucha y no solo habla de él, si presta atención, si te da confianza.

Lo lógico es que sea cortés y amable, la educación es fundamental. No debería comentar sus relaciones pasadas, si lo hace, mal rollo porque es demasiado pronto y lo importante eres tú, no una ex.

Una de las mejores señales cuando termina una cita, es que quiera verte de nuevo. No aceptes si no te lo confirma con tiempo, y si es el mismo día, ni de coña; tú tienes tú vida y cosas que hacer, no debes dejarlas y salir corriendo cuando te llame.

¡Ni que decir tiene, que, si actúa de manera inapropiada o te hace sentir incómoda, sal pitando de ahí!

Cosas significativas si quieres una relación

Algo claramente significativo, es que no sea cariñoso en público, que no te presente a sus amig@s, familia, que solo te busque de noche, que vaya demasiado rápido, que la relación no progrese.

Así que, por favor, no nos precipitemos, ni les idealicemos. ¡No somos perfectas, pero ellos tampoco! Que no nos cieguen las palabras bonitas si no van acompañadas de hechos. Di adiós a la persona, no al amor.

“Estamos tan acostumbrados a palabras vacías, que nos dicen algo profundo y no sabemos si reír o creer…”

Si te ha gustado el artículo, suscríbete para no perderte ninguno.

Besos familia.

Dejar respuesta