¿Qué tal chic@s, como estáis? He decidido escribir este post porque hay tant@s que sufrís de migraña, como yo, que me gustaría aportar mi granito de arena para poder ayudaros. Os contaré mi caso y como ha transformado mi vida.

Lo primero de todo, hay que saber diferenciar una migraña, de un dolor de cabeza o cefalea, ya que no tiene nada que ver. Generalmente, aunque se desconocen los motivos exactos y a grandes rasgos, la migraña se origina por factores circulatorios, mientras que la cefalea, por causas musculares.

MIGRAÑA

  • Dolor pulsátil.
  • Incapacita en la rutina diaria.
  • Dolor más duradero.
  • Respuesta a los analgésicos: Lenta, con fármacos indicados para ello y con síntomas añadidos más fuertes.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sensibilidad a la luz, al ruido y al olor.

DOLOR DE CABEZA

  • Dolor no pulsátil.
  • No incapacita en la rutina diaria.
  • Dolor variable.
  • Respuesta a los analgésicos: Rápida con paracetamol o ibuprofeno.

En el caso de la migraña, su causa tiene que ver con los nervios cerebrales, porque se sobreexcitan y provocan la dilatación de los vasos sanguíneos.

¿POR QUÉ OCURRE ESTO?

Puede ocurrir por varios motivos. Por estrés o ansiedad, cambios hormonales, pastillas anticonceptivas, durante la menstruación, por no dormir lo suficiente, por el alcohol, el tabaco, la cafeína, la alimentación, que es sumamente importante, etc…

Mi tipo de migraña es crónica aguda, es decir, de las peores, os lo aseguro. A lo largo de los años, porque la sufro desde pequeña, he ido probando todo tipo de tratamientos con diferentes neurólogos y ninguno me han funcionado, hasta ahora.

¿QUÉ SOLEMOS HACER CUANDO NOS DUELE ALGO?

Decir… qué me tomo! y tiras de los fármacos habituales para el dolor, en lugar de enfocarnos en el problema que lo origina y dejar de tomar porquerías, que no hacen más que dañar nuestra salud. Yo estuve tantos años así… que ni me lo creo.

Mi primera neuróloga, por protocolo, me recetó pastillas que me dejaban drogada y obviamente acepté, porque no tenía muchas opciones. Después de 6 meses y al ver que no resultaba, me puso Botox. Ufffff 31 pinchazos cada 3/4 meses, con lo que terminé negándome. Comencé a conocer a otros neurólogos, busqué los mejores con los tratamientos más innovadores y tampoco funcionó.

Realmente estaba desesperada y empecé a investigar por mi cuenta. Encontré un alimento que me ayudó enormemente en mi transformación, «El Reishi«. Es un hongo, que a día de hoy sigo tomándolo por todas las propiedades que tiene, es brutal! Os lo recomiendo 100%.

He probado prácticamente, todos los métodos y terapias que han salido al mercado, al igual que la mayoría de pastillas, y a cuál peor! Me destrozaron el estómago.

Hace poco tiempo y gracias a una amiga, que también sufre de migraña, he conocido a un fisioterapeuta, especialista en Psiconeuroinmunología, que ha cambiado mi vida y mi forma de pensar.

OS CUENTO COMO HA SIDO MI PROCESO PARA PREVENIR LA MIGRAÑA:

En mi primera sesión, obviamente, le conté mi vida. A qué me dedico, si tengo pareja, hijos, qué alimentación llevo, si hago deporte, si tomo algún tipo de medicación (incluso si es de nutricosmética), en definitiva, todo!!!!

Con toda esta información y a través de la Kinedinámica, disciplina que diagnostica, previene y trata dolencias tanto agudas como crónicas y tiene que ver con la terapia manual, determina qué es lo que necesita mi cuerpo para curarse.

Mi problema, es principalmente el estrés, generado por mi trabajo, las hormonas que las tengo revolucionadas y los altos niveles de estrógenos. ¿No había nada más? jajaja, me ha tocado todo!

Sabiendo esto, lo primero que me receta es «Extracto Cimicifuga Racemosa» de la firma Bonusan, planta que ayuda a regular el sistema hormonal femenino. Me tomo dos pastillas al día, mañana y noche. Es maravilloso, y por increíble que parezca, pasado un mes, ni una sola migraña, ni siquiera cuando tengo el periodo, que lo paso fatal.

En las siguientes consultas, ha añadido dos productos más, «Bisglicinato de Magnesio» y «Aeroben», de la firma «Sura Vitasan«.

Este tipo de magnesio, que se asimila mucho mejor que otros, ayuda a controlar el metabolismo, favorece el funcionamiento del sistema nervioso, regula la grasa en la sangre, reduce la fatiga y protege el sistema cardiovascular. Tomo dos cápsulas al día, mañana y noche.

Aeroben, es la mezcla de un probiótico (Bacillus subtilis) y una enzima, alfa galactosidasa. Es un producto que viene muy bien para la hinchazón abdominal, para las digestiones pesadas y para cuando se toman carbohidratos. Tomo 2 cápsulas diarias juntas 15 minutos antes de la comida principal.

Cómo logré prevenir la migraña
Cómo logré prevenir la migraña
Cómo logré prevenir la migraña

Una de las partes más importantes para prevenir la migraña, es la alimentación. De nada sirve, hacer todo lo anterior sin cambiar este hábito.

Siempre hay que ser flexible, pero he tenido que hacer cambios importantes. En mi caso y durante un mes, me ha quitado los lácteos, legumbres, alcohol, cualquier cereal refinado, los procesados, las conservas, y cualquier alimento que contenga azúcar. Vamos, que no puedo ir al supermercado ya que casi todo la contiene. Es increíble, pero si te pones a investigar un poco, poco puedes comprar, hasta los alimentos denominados 0% la llevan. Es preferible ir al mercado de toda la vida.

¿Qué puedo comer? Pues prácticamente de todo, quitando lo que no me conviene. El arroz debe ser integral y la pasta o el pan, de espelta o trigo sarraceno.

Para prevenir la migraña, es imprescindible hacer ejercicio, aunque sea mínimo. Yo lo hago entre 3 y 5 veces por semana.

Gracias a estos cambios, la verdad es que no me va nada mal porque no he vuelto a sufrirla.

«La diferencia entre un dolor de cabeza y una migraña, es como comparar los dolores del parto con un malestar estomacal» Jenny Macqueen.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete para no perderte ninguno.

Besos familia!