El ozono es oxígeno, por lo tanto el mejor aliado contra los radicales libres y el envejecimiento. Por ese motivo, el tratamiendo de ozono para el sol es excelente debido a sus propiedades porque se considera uno de los agentes microbicidas más rápidos y eficaces.
Este método, que potencia al máximo la vitalidad de nuestro organismo, es imprescindible para cuando llega el verano poder disfrutar de un bronceado sin riesgos.
En Europa lo practican miles de médicos pero en España menos, debido a su desconocimiento.
Se aplica sobre la piel, a través de pistola, cabina, inyectado por vía intramuscular o subcutánea, drenando y desintoxicando el organismo y regenerando las células. Lo ideal es hacerlo después de un peeling facial o corporal, para que el tratamiento tenga mejores resultados. A veces se realiza antes de la sesión en el propio centro de estética.

¿CUÁLES SON SUS BENEFICIOS?

Es un antiaging natural y sorprendente agente terapeútico porque rejuvenece y revitaliza las células, acelerando el desarrollo de vitamina D, además de ser un poderoso antioxidante, regenerador y activador de la circulación sanguínea.
Estimula la producción de colágeno y elastina, siendo un potente antiarrugas.
Gracias a este procedimiento se cierran los poros de la piel, por lo que es un poderoso antimanchas y súper eficaz para la eliminación de las células muertas.
Con grandes propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias y es la técnica perfecta para combatir la celulitis porque llega a las capas más profundas de la dermis.
Mejora la calidad del sueño porque relaja el sistema nervioso.
Es el desinfectante más potente del mundo.

El tratamiento de ozono para el sol dura aproximadamente una hora, si es completo (con limpieza y peeling) y su precio ronda los 100€. Como siempre, os recomiendo que busquéis centros con personal médico debidamente acreditado y muy importante, que utilicen generadores de ozono debidamente homologados.

Os animo a probarlo, el resultado os sorprenderá.

Besos familia!